sábado, 23 de mayo de 2009

Pasó un 23 de Mayo (análisis atemporal?)

Mario Vargas Llosa era premiado en España el día que José de Espronceda falleciera, 144 años antes, en ese mismo país. En otra parte del mundo un ícono se inauguraba: el Obelisco de Buenos Aires, en Argentina. Pero otros caían: en Francia, Atahualpa Yupanqui fallecía en la soledad de una habitación de hotel; en EE.UU., Bonny y Clyde eran baleados, llevándose con ellos gran parte del imaginario social de la época.

Quizás este día que empieza depare, en alguna parte del mundo, la escritura de un verso importante en la poesía de la historia. Depende de nosotros que eso suceda.

No hay comentarios:

Publicar un comentario