miércoles, 25 de enero de 2012

Infinidades

¡Ah! ¡Quién pudiera hablar con la poesía
del viento y de su ópera de hojas,
ya no con la pueril melancolía
de ser tan sólo el ser que le despojan!

A qué heredar tanto dolor, tanto tormento,
de alzar tan sólo carne, cuero, manos,
procurando alcanzar un vil momento,
buscando el propio lecho sin notarlo.

6 comentarios:

  1. Hace tiempo tenía ganas de venir a escribir(te), dulce caballero.
    Ha pasado tiempo desde la última vez y en estos meses, sobre todo en aquellos de luchas y protestas en estos lados de la cordillera, más de alguna vez me acordé de ti.
    Ha sido grato leer cómo has crecido en tinta. Ha sido grato volver a emocionarme con tus palabras.
    Espero que estés bien, que la felicidad sea de tu lado.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  2. Bella damita... ¡Qué honor volver a recibirte! Veo las palabras que aquí has prendado y una sonrisa escapa entre mis manos. ¿Qué sucedió, pues, con tu espacio?
    Tantas cosas se me ocurren para decirte que temo que ninguna de ellas pueda ser escrita...
    Vuestro pueblo ha sido un ejemplo de fortaleza en los últimos tiempos, y vuestros estudiantes, en particular, han sido un faro para las luchas en cada rincón del mundo. Como has sido y eres tú un faro en cada una de tus letras, que me recuerdan al tiempo justo por qué es que mis sueños descansan sobre la cruz del sur. ¡Me es tan grato encontrarte aquí!
    Estaré aquí a la espera de nuevas noticias tuyas, mi desconocida conocida. Y, por qué no, quizá subiendo nuevos textos.
    Por estos lares y a este tiempo la felicidad es recurrente, aunque las tristezas no se toman vacaciones. Pero, qué va, así es el caracter hiperbólico al que nos arroja muchas veces el mundo si acaso de a ratos abrimos los ojos.
    Siempre de pie...
    Un gran beso

    ResponderEliminar
  3. la poesía es profunda, sale del alma, por eso es bella.

    ResponderEliminar
  4. Creo que vas en el buen camino en cuanto a poder contar lo que desees de una forma preciosa...
    ¡Cuánto tiempo! Espero que te esté yendo muy bien :)

    Un gran abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias por los halagos, Lucía.
      Debo decir que en estos lados (como en todos, supongo) la vida no da tregua, pero yo tampoco. Eso me mantiene en pie y, ciertamente, feliz.
      Es lindo volver a recibirte aquí.
      Un enorme beso.

      Eliminar