martes, 6 de julio de 2010

Sin manuales

¡Si acaso parece ayer
cuando semilla yo era,
por sus manos y maneras
moldeado y puesto a crecer!

Por favor, tiempo, no puede
usted así despedirse.
Ayúdeme a redimirme,
a que en páramo no quede.

Alimentar a las fieras,
con mi carne y mis lamentos,
será si en este momento
me soltase usted ahí fuera.

Suplico tenga mi mano
y acompañe mi sentir,
pues de enseñarme a vivir
creo que se ha olvidado

o será que en la madeja
no hallo las instrucciones
y me asaltan los temores
si lo veo que se aleja.

6 comentarios:

  1. "Alimentar a las fieras,
    con mi carne y mis lamentos,
    será si en este momento
    me soltase usted ahí fuera" ...

    una súplica nunca se equivoca de tiempo. se hace un lugar entre fechas y minutos, y se instala ahì justo al oído del pensado. No estas solo.. SIEMPRE contás conmigo.. ♥

    ResponderEliminar
  2. Me ha encantado. Te ha quedado redondo.
    Me siento muy identificada con este poema, pero creo que es necesario que nos dejen solos, sin flotador ni rueditas, para aprender y valorar lo obtenido con nuestro esfuerzo.
    Un gran abrazo :)

    ResponderEliminar
  3. Por favor, tiempo, no puede
    usted así despedirse.
    Ayúdeme a redimirme,
    a que en páramo no quede.

    Me encantó esa estrofa! Así como todo lo que haces. De verdad te admiro por tus poemas :)

    Un saludo y un abrazo

    Javier

    ResponderEliminar
  4. gordito muy lindo el escrito, me genero una sensacion de vacio... la soledad es necesaria en algunas ocaciones, siempre y cuando no te consuma....
    ...........lo quieroo!♥

    ResponderEliminar
  5. Y si te asaltan los temores siempre existe alguien que te ayuda a que sean leves, un abrazo enorme. La payasita :)

    ResponderEliminar
  6. Hey de verdad es algo nuevo leerte.. Es bien!

    ResponderEliminar