viernes, 5 de noviembre de 2010

Romancillo de una infancia libre

Un colectivo atraviesa la calle
salpicando de barro las aceras
y quedan los años de mi infancia
colgados en la ventana abierta,
acercando viejos tiempos,
recuerdos de vida plena,
cuando soñar alcanzaba
para que se hicieran ciertas
las cosas que yo deseaba,
cariño en manos sinceras.
¿Qué fue de aquella sonrisa,
de ese niño que yo era
abrazando los detalles
de los días, de mi tierra
enana, los ojos de mi gente
que no eran de llanto ni pena?
¿Qué ha pasado con el mundo?
Ya no es mi alma serena
desde que tanto me duele
amarlo como lo hiciera.
No quiero al cielo sin aire
y sin pasos a la huella.
Tantas luces, humo, fiebre,
sabores, piel, piedras.
No quiero nada de nada.
Ya no es mi alma serena
desde que tanto me duele
el camino sin la belleza,
mi pueblo sin su esperanza,
la vida tras la frontera.

7 comentarios:

  1. Irremediablemente, la infancia termina. Lo que podemos elegir es conservar unos pedacitos de inocencia, y aferrarnos a ellos con todas nuestras fuerzas.
    Bonito poema.

    Un fuerte abrazo

    ResponderEliminar
  2. Gustavo: ¡Muchas gracias! Siempre son bien recibidos tus comentarios. Un abrazo grande.

    Lucía: Las Perseidas de tu entrada servirán para el caso. Siempre en la tecla. Gracias, bella. Un enorme beso.

    Yoni: ¿todavía tiene ganas de volver por aquí? ¡Qué honor! Muchas gracias.

    ResponderEliminar
  3. Te dije ayer, aunque al parecer no se guardó el comentario: que no pongas esos comentarios tan tremendamente bellos a mis publicaciones, que le restas toda la importacian a mis escritos, si es que llegan a tenerla.

    MUCHAS GRACIAS Y BESOS TAMBIÉN DESDE AQUÍ :)

    ResponderEliminar
  4. Algunas veces blogspot nos juega esos chascos con los comentarios. Lo lamento por ello.

    Me halagas con tus palabras, Lenore. Mas, no creo que pueda restar importancia (que sí que la tienen) a tus escritos. Nadie podría.

    (tampoco comprendo por qué consideras mis comentarios como tremendamente bellos, pero no lo objeto y celebro aquello que he dicho porque te ha gustado)

    Seguiré comentando en tu espacio, eventualmente, si me lo permites.

    Gracias por sembrar aquí tu rastro. Eres dulce.

    Un enorme beso.

    ResponderEliminar
  5. Eventualmente y siempre que quieras. Y para lo que quieras, puedes escribir... :)

    Gracias a tí

    ResponderEliminar