martes, 9 de febrero de 2010

¿Qué ves tú?

(Imágenes del Chaco, una de las tantas venas abiertas de América Latina)



Los políticos ven un voto;
los empresarios, su ejército de reserva;
los estadistas, un número;
el sistema, sus engaños;
la realidad, una presa;
la caridad, un cliente;
el cielo, su ticket de ingreso;
la vida, su desconcierto;
la esperanza, su pasado;
la piedad, sus espaldas;
el amor, su decadencia;
¿qué ves tú?


Que alguien me explique cómo se hace para sumirse cada día en las frivolidades cotidianas, para dormir cada noche con la conciencia tranquila, como si disfrutaramos de la indiferencia.

8 comentarios:

  1. Debería ser, quizá, la pregunta: ¿te has animado a mirar?

    ResponderEliminar
  2. de verdad, mirar duele, mirar da miedo. Será por eso que preferimos no mirar?? o será pura indiferencia? eso me da mas miedo aún.

    ResponderEliminar
  3. Supongo que la idea de siquiera enfrentarse a esos problemas asusta: la inmensidad de las dificultades y lo casi imposible de las soluciones hacen que muchos nos volteemos y tratemos de refugiarnos en nuestra realidad... Y entonces es cuando la indiferencia se convierte en el remedio, no de ellos sino de nosotros, para curarnos de la crueldad de no hacer nada...

    ResponderEliminar
  4. Veo lo que veo...
    Y duele... Lo que duele.
    Y uno queda sin ánimo de comentar...
    Y yo, ahora, dudo de las palabras y su poder.

    ResponderEliminar
  5. Qué terrible para el presente y futuro de todos nosotros, y qué buen usufructo para aquellos que se benefician.

    Es terrible que se vuelva cotidiano para todos nosotros, y que gran parte de la población los ignore. Son los ignorados de los que pocos se acuerdan.

    Y se acuerdan de ellos cuando tienen que sacarles el DNI y votar.

    Uno de los comentarios de arriba planteaba que la pregunta debería ser "¿te has animado a mirar?".

    Yo creo que la pregunta debería ser "¿nos animamos a transformarlo?".

    Anímemonos a mirar más, a tener punto de vista crítico. Animémonos a dar vuelta las cosas y que esos ignorados, y que todas las venas abiertas de América Latina puedan tener un futuro digno.

    ResponderEliminar
  6. Dios mío. Esto sí que es el horror y la tristeza. Ante estas imágenes lo demás son caricias.
    Un abrazo. Sólo puedo mandart5e un abrazo.

    ResponderEliminar
  7. Miseria, pobreza, inocencia.
    Que triste mundo sin sus sonrillas, sin sus estómagos saciados y nosotros mirando, que triste es también eso.
    Y hay gente que hoy todavía se esta peleando por que este año han ganado menos dinero y estan discutiendo formulas para lograr más rentabilidad para sus bolsillos, y otra gente. se sigue muriendo de hambre.Que triste hermano, que triste.

    Un saludo: el bolu

    ResponderEliminar
  8. He mirado, como muchos y vuelvo mi cabeza hacia quienes dicen estar para solucionar estas cosas.

    Me indigna y me entristece esta situación y más aún la ceguera de los que no quieren ver.

    Saludos!

    ResponderEliminar