lunes, 26 de abril de 2010

De colectivos

En tus jóvenes días
abrazas contra el pecho
libros de plomo y sueño.
¿Qué enmaraña tu rutina
que tus ojos no sonríen?

Desdóblate las ojeras
o esconderán honda pena
tus manos, mañana cansinas.
¡Salta al camino, rompe nudos,
que abrigan oro los gestos!

Filosofal sonrisa, piedra sencilla;
es éste aún el tiempo.

Te oigo gritar
tras tu pétreo parpadeo
y ya no estas sola allí.
Toma mi mano y baila,
está empezando el sol.

Me dirás todo en silencio
y en la calle y con desorden
se moverán los colores.
¡Gira y más veloz que el mundo,
haz del péndulo un bastón!

Cruz del sur; un, dos, tres;
es éste aún el tiempo.

5 comentarios:

  1. .. cuanta observacion detras de tus miradas dulces y los consejos locos, para terminar con la tristeza..
    no es facil y lo sabes.. nunca estamos solas detras de la mirada perdida.. hay siempre el dejo de lo que no fue y nos empañó. Gracias detenerte a mirar.. te qieroO..

    un placer leerte!.. como siempre! ♥

    ResponderEliminar
  2. Me han dado ganas a mí de ponerme a bailar, jeje.
    Qué optimismo y qué alegría desprende este poema.

    :)

    Besos

    ResponderEliminar
  3. .....cada andar..cadamirar marca un ser..cada palabra te define..sos hermoso nene...simplemente gracias... tkm♥ ruli

    ResponderEliminar
  4. ¡Qué hermosura!

    Gracias por tanta belleza infinita.

    A tu salud!

    ResponderEliminar