domingo, 26 de septiembre de 2010

Ausencias

Sin prisas vienes
y me matas
al que yo era
allí por las mañanas
y no comprendo
si es de antes
o después
este camino
sin piel
sin desgarros

este camino
entre árboles de otoño
de luna temprana
y un ligero
pero penetrante
sabor de tierra y humedad

hacia tu cuerpo intacto
inmóvil
e incorpóreo
sobre mi misma piel tendido
mientras la sombra
en la pared dibujada
injusta
y enemiga
me devuelve abrazado
a la soledad y los silencios.

4 comentarios:

  1. Es ese amor el que te duele, esa ausencia de abrazos verdaderos.

    Pero la ves, así sea incorpórea, así esté en tus ansias...

    Magnífico, como siempre.

    Te beso y te beso.

    ResponderEliminar
  2. Qué gran poema has escrito. Te felicito de corazón.

    Un fuerte abrazo :)

    ResponderEliminar
  3. 'Y me matas...' Y parece tan sencillo pero me cuesta tanto escribirlas. Ni pensar en decir(selas).
    Paso en estos días con prisas, querido caballero. Deseo volver a este refugio. Espero hacerlo pronto.
    ¿Qué tal el movimiento telúrico por allá?

    Te abrazo.

    ResponderEliminar