jueves, 21 de mayo de 2009

Título

Una palabra. Un gesto. Un temblor rompiendo el silencio. La apertura de una soledad. Una vibración capaz de cambiar el mundo; capaz de destruirlo y recrearlo tan sólo un segundo después.
Pero nada de eso sucede y esto es tan sólo el réquiem de un título que pretende ocultar su fracaso.

No hay comentarios:

Publicar un comentario