sábado, 2 de enero de 2010

Luego me salvas

Maldigo a la memoria
y a su cómplice distancia
que en el filo de un momento
rasgan la piel de mi espalda.
¡Ah! Acerada gillete del recuerdo
que te acuestas despacio en mi almohada
usando de escudo lo dulce y sublime
para que mis manos no apaguen tu llama.

Te acercas urgente, lasciva, macabra,
sofocando de a poco los gritos
que pidiendo olvido mi pecho levanta
ahogas mi sangre, me piensas sin alma
y luego me salvas, te alejas despacio,
me reservas inmóvil, me quieres en calma.

4 comentarios:

  1. Muy lindo; que este año sea mejor que el anterior. Tal vez nos cruzemos en algun lugar del mundo. Un beso enorme.

    ResponderEliminar
  2. 'Me piensas sin alma y luego me salvas...' mi preferido, quizá por el título, quién sabe.
    Paso a dejarle mis cariñosos saludos esperando que esté muy bien.
    Hoy quiero hacerte una pregunta, curiosidad... ¿Qué significa tu nombre? Me refiero al Gregorio porque tengo entendido que te llamas Maxi ¿No? Ya lo dije, curiosidad, ninguna obligación a responder...
    Un beso, mi Sr. Desconocido.

    ResponderEliminar
  3. Me piensas sin alma y luego me salvas, tambien fue mi casi preferido. Me quieres en calma, ese si es mi preferido ja.
    Lindos escritos!

    ResponderEliminar
  4. me gusto, me gusto mucho... no entiendo porque Gregorio, pero bueno, seguramente tenés tus razones... espero q estes bien, nos vemos algún día, en algún momento... un beso.

    ResponderEliminar