domingo, 6 de junio de 2010

De tarde

Estabas allí, sentada a mi lado,
cuando dejó el mundo de girar.
Quedó sólo sepia fotografía
de la gente que iba y venía,
y fue tan sordo el silencio
que también el sol se congeló
un instante, para contemplarte.
Desbordado de tus ojos
te arrebaté en un beso
y todo recobró su movimiento y su color
justo cuando yo dejaba de soñar.

6 comentarios:

  1. no permitas que sea solo un sueño..
    que NADA ni NADIE te arrebate la posibilidad
    luchá por la satisfacción del dejávu ♥
    ..te quieroO ~ *

    ResponderEliminar
  2. Que lindo, un abrazo enorme y un buen comienzo de la semana. Cuidate queridito.

    ResponderEliminar
  3. Muy bueno, como siempre. Siempre leo tus escritos, aunque no siempre los comente. Lo siento por eso.

    Un saludo :)

    ResponderEliminar
  4. Pero de esos sueños uno no quiere desepertar nunca...

    ResponderEliminar
  5. nunca dejes q lo q realmente keres sea un simple sueño.. si es realmente lo q te hace bien luchá para q sea realidad.. xq nada es imposible cuando realmente se kiere...
    tener sueños nos hace estar vivos.. pero tratar de cumplirlos y hacerlos realidad nos da vida..

    te kieroooooo mas q muchisimoooo!!!!!
    me haces bien!!

    *teff*

    ResponderEliminar
  6. Querido caballero, los días ausente me han alejado de esta etapa de escritura tan fructífera que estás teniendo... Ahora me he puesto al día, aunque no los comente todos, claro. Te escribo aquí porque este me ha parecido una obra preciosa, en sus pocas palabras te transporta a esa tarde, a ese antes de despertar...
    Te dejo un par de besos...
    Tú, cómo estás?

    ResponderEliminar