lunes, 21 de junio de 2010

En la sombra

No cierren la puerta
que ha quedado gente en casa.
La gente se aprieta y pasa
a aquella fiesta.
Vuelan luces, juegos y colores.
Bailan, se divierten
y borran al mundo de su mente
revestidos de pasiones.

Ya no apaguen la luz,
también hay luces en la sombra.
Ya no apaguen la luz,
guardo un verso que te nombra
bajo una almohada
que no has de necesitar.

No me esquives la mirada.
Hace frío sin tus ojos
y este miedo es un manojo
de dudas y soledad.
Tendrás que regresar,
aunque no quieras pasa el tiempo
y no puedes olvidarte
que has venido de un lugar.

Ya no apagues la luz,
siempre te esperan las sombras.
Ya no apagues la luz,
toda esta gente te nombra
y no es la fiesta,
es la sangre que se va a derramar.

5 comentarios:

  1. que lindo, siempre escribiendo tan bien. Un beso enorme, cuídate.

    ResponderEliminar
  2. Qué bueno. Me llevo un par de frases en la cabeza. Mi favorita: también hay luces en la sombra.

    Besos
    PD. Es verdad, ¿quién dice que no nos crucemos en el camino?

    ResponderEliminar
  3. uno nunca regresa, a donde no quiere regresar. Tu presente se escribe con tintas recientes... Vos forjás tu destino. Las invitaciones a la fiesta las firmas vos. Es tuya la letra del destinatario.. es cierto: "no puedes olvidarte
    que has venido de un lugar" pero ojalá te sea imposible no recordar, que no estas solo en este viaje..

    te qiero.. (de más.. y muy orgullosa de hacerlo) :)

    ResponderEliminar
  4. Ya no apaguen la luz,
    guardo un verso que te nombra...
    Un poema precioso, ya lo creo. Con tu permiso, te pido prestada esta hermosa frase. Un besote

    ResponderEliminar
  5. Y ahora que Alemania terminó con la fiesta argentina, nos siguen apagando la luz.

    Tristes hombres.
    Tristes, tristes.

    ResponderEliminar