viernes, 25 de junio de 2010

Tabú

Sin desearlo y con deseo
tu carne me confiesa
que es eterno el amor
de mil noches y un día.
Con un suspiro entre dientes
se yergue mi hombría
y tu piel se eriza en mis uñas
rasgando tu espalda.
Me abres el íntimo lecho
de tu calidez y tu cuerpo,
trémulo en mis labios,
me baña de sal y anhelo.
Lumbre soy entre tus manos
que me aferran y empujan
cuando me acerco y alejo,
libido y lascivia.
Respiro de ti,
te descarno y me adentro
en tu mar y pasiones,
desenfreno y sudor.
Seremos incorpóreos,
derretidos, magnates
hedónicos e incautos
ebrios de miel.
Bomba de tiempo y sangre
explotaré en ti y, extasiada,
harás implosión, ninfa sensible.
Mas, por la mañana partirás.

7 comentarios:

  1. es buenísiimooo =) supera a Luis Eduardo por mucho..para mí.
    Besoo

    ResponderEliminar
  2. 'Por la mañana partirás...' Muy buen final, mi dulce caballero.
    Qué facilidad de imágenes, te lo digo con algo de envidia ¡Jeje!
    Ese tabú que insinua, que son mil noches y un día...
    Espero que estés bien, que tu rostro luzca muchas sonrisas, sinceras.
    Un par de besos.

    ResponderEliminar
  3. .. tan sutil y realista como triste y cotidiano.. mmmmmmmmmm.. "cercano".. esa es la palabra.. te quiero amigoO ♥

    ResponderEliminar
  4. Yo tambien me acorde de Aute ;)

    Que buen "último renglón" para todo eso.

    ResponderEliminar
  5. No se fue extraño leerlo, me produjo una sensación rara. Un beso enorme, nos encontramos en el msn

    ResponderEliminar
  6. ...una gran defici{on...una triste realidad...

    ..mas por la mañana partiras....

    besos!

    ResponderEliminar
  7. Aunque tienes la certeza que al llegar la mañana desaparecerá, tu cuerpo guarda cada recuerdo, cada caricia, a ella en su totalidad.
    Precioso en su totalidad, saludos.

    ResponderEliminar