martes, 15 de junio de 2010

Sabiduría

¡Sísifo, tramposo! ¡Esa no es la piedra que ha rodado! Déjate de juegos y vuelve a tu castigo, ¿o piensas que no reconozco la piedra filosofal cuando la veo?

4 comentarios:

  1. como me enseñaste amigo... la piedra filosofal de cada uno es unica...y tiene un significado distinto para todos... y para todos brilla con distinta intensidad... y q por mas q a veces keremos esconderla xq todo al rededor es oscuro..siempre va a brillar.. xq todos tenemos una piedra filosofal imposible de esconder y dificil de encontrar..pero cuando la encontramos nadie nos las puede kitar..xq es de cada uno..y va en uno q siga brillando siempre..


    te kieroooo!!!

    *teff*

    ResponderEliminar
  2. Vos si que escribis lindo, un beso enorme y espero poder encontrarte pronto en el chat.

    ResponderEliminar
  3. Jajajajajaja
    No sé si haré bien con reírme, pero es que conozco bien la historia de Sísifo y encontré esto BRILLANTE.

    Saludos :)

    ResponderEliminar
  4. Guau, la verdad es que no estoy seguro de poder hacer una interpretación más extensa, pero creo que lo que de verdad me causó gracia sobre este texto es que tomas una historia sagrada y conocida y le agregas un algo que la invierte...

    Lo que me gusta es que conviertes algo único y divino en algo mundano. El intento de cambiar la piedra por parte de Sísifo me recuerda a los intentos de las personas por "sacar la vuelta", por eludir castigos y responsabilidades, y además de obtener ventajas (o así me tomo al menos lo de la piedra filosofal, dadas las características de la piedra)

    Sabes? Estoy pasando teoría del antipoema, y me recuerda mucho a eso... Homologación, inversión de los modelos y satirización...

    Eso sería, no sé si eso era lo que buscabas...

    Cuídate, y te felicito de nuevo, de verdad encontré brillante esta entrada :)

    Javier

    ResponderEliminar